¿Por qué trabajar para la inserción laboral de las personas con enfermedad mental?

¿Por qué trabajar para la inserción laboral de las personas con enfermedad mental?

Manoli García No Comments

¿Por qué tenemos tantos prejuicios sobre una persona con enfermedad mental? ¿Por qué somos tan incrédulos en cuanto a sus posibilidades de recuperación?

Si bien es cierto que algunas enfermedades mentales tienen un carácter crónico, también es cierto que existen posibilidades de recuperación y por lo tanto de reinserción en este mundo que consideramos “normalizado”.

Cuando una persona padece una enfermedad mental necesita una medicación que le ayude a contrarrestar esa gran mayoría de síntomas positivos: las alucinaciones, los delirios, la agitación, la ansiedad… y cómo no también ayudan con los síntomas negativos: falta de energía, aislamiento, dificultad para expresar sus sentimientos y emociones, apatía… Estos últimos son los que más perduran en el tiempo y los más difíciles de recuperar. Las personas con enfermedad mental van perdiendo habilidades sociales, y por habilidades entendemos la capacidad de.

A consecuencia de estas pérdidas, las relaciones sociales se resienten, disminuyen o en el peor de los casos pueden incluso desaparecer. Este es el momento donde los apoyos son fundamentales. Pero estos apoyos no deben venir solo de familiares sino también de la sociedad en general: del profesional de salud mental que los escucha y atiende y mejor que nadie puede entender por las dificultades que pasa; de las familias que entienden que muchos de sus comportamientos se deben a la enfermedad y no piensan que se comporta así porque quiere; de las personas del barrio que lo aceptan tal y como es, con su enfermedad mental; de los amigos que no lo dejan solo incluso en los momentos de crisis y cuando llegan los buenos momentos le dicen “no te preocupes que no estás solo”; del instituto de educación secundaria que forma al resto de compañeros en enfermedad mental para que sepan realmente qué sucede y no se guíen solo por lo que les dicen u oyen en la tele; de la empresa del pueblo que no tira el currículum vitae de una persona a la basura por el simple hecho de saber que tiene una enfermedad mental (porque en los pueblos nos conocemos todos), sino al contrario ofrece la posibilidad de incorporarse a su plantilla y demostrar su valía, igual que el resto de personas que trabajen en esa empresa; y como no, de aquellas personas que se asocian para luchar en contra de todos los prejuicios que tenemos el resto de personas y luchan también por los derechos que tienen las personas con enfermedad mental, que son los mismos que los que tenemos todos pero con la diferencia que a ellos no se les reconoce todas las veces.

Estas asociaciones están formadas por personas que conocen bien la enfermedad mental y más aún conocen la enfermedad mental en nuestra sierra. Una zona rural donde la falta de recursos para la rehabilitación y recuperación de las personas con enfermedad mental son bastante escasos, y en determinadas zonas, nulos. Donde los prejuicios y el estigma creado alrededor de la enfermedad mental es una gran barrera contra la que luchar.

Pero también saben que cualquier impulso, por pequeño que sea, va a ser bien acogido por esta gran familia de personas con enfermedad mental existentes en la sierra. Sentir que se les tiene en cuenta, que se trabaja por ellos, que pueden hacer tareas con las que sentirse útiles y con las que pueden ser útiles a la sociedad, demostrar que no son simples “paseantes de calles”, salir de la monotonía y el aburrimiento de no hacer nada cada día… Esta es la apuesta de Tomates Felices y la hará realidad. ¿Cuál es la respuesta que ofrecemos?

En el entorno donde se desarrollará el proyecto (Sierra de Huelva) los servicios sociolaborales dirigidos a personas con problemas de salud mental y otras discapacidades son prácticamente inexistentes e ineficaces. Queremos mejorar la calidad de vida, el bienestar y, en definitiva, la salud, a través de la inserción laboral de personas con problemas de salud mental y sus familias. Queremos crear riqueza en un territorio muy castigo por la falta de empleo a través de modelos innovadores y puestas en valor de los recursos propios. Y queremos, como fin último, generar las oportunidades necesarias para que las personas de nuestro colectivo estén efectivamente incluidas en la sociedad a la que pertenecen.

¿Te gustaría participar en actividades como ésta?

Seguiremos realizando actividades con grupos y colectivos, para que La Represa se una huerta para todos

Crowdfunding en Goteo.org

Redes

Lista de correo

Recibe novedades y promociones.