Soy frutero y me encanta – Entrevista a Juan Vargas

Soy frutero y me encanta – Entrevista a Juan Vargas

Pilar Gil No Comments

Soy frutero y me encanta.

Con esta contundencia se expresa Juan Vargas cuando se le pregunta por su profesión. Y es que para este vecino de Arroyomolinos de León, su trabajo constituye toda una filosofía de vida. Se dedica a la venta ambulante, así que se desplaza hasta los pueblos cercanos, en los que monta su puesto y vende sus productos. Cala, Hinojales, Fuentes, Cañaveral y el propio Arroyomolinos se benefician de su selecto género y de su impecable trato.

Tomates Felices - Soy frutero y me encanta

De su trabajo le gusta todo, disfruta escogiendo los productos y en este sentido, sigue una máxima, comprar lo más natural, dentro de sus posibilidades. También le gusta el contacto directo con la gente, clientas en su mayoría, que acuden a su puesto y esperan con paciencia su turno, porque Juan se recrea en la atención, quizá inconscientemente, y en eso consiste su encanto. Habilidades como la escucha activa o la asertividad, que ahora se entrenan para mejorar la comunicación, Juan Vargas las trae de serie. Por eso gusta acudir hasta su puesto, por ese trato personalizado y cercano que es capaz de brindar.

Tomates Felices - Soy frutero y me encanta 02

Por si ello fuera poco, en estos tiempos de grandes superficies donde las frutas y las verduras lucen su opulenta perfección y brillantez, Juan es un defensor del sabor, por eso en su puesto se puede encontrar también "fruta fea" y deliciosa. Que cómo sabe que su sabor es bueno, porque intenta probar antes casi todo lo que vende. Come fruta y verdura, a diario y mucha, desde pequeño. Y sólo le pone pegas a la coliflor, que no le termina de conquistar.

Juan pone en práctica aquello de trabajar para vivir, y afirma que últimamente le va arañando horas a un trabajo con el que disfruta, para pasar más tiempo con su familia. Sueña con tener una casa propia, con una buena cochera, para fijar allí su negocio. Y persigue esa idea cada vez con más ahínco, pero sin agobios, porque yo nunca me he agobiao con ná, confiesa.

Tomates Felices - Soy frutero y me encanta 03

Por todo lo que hemos contado, por su defensa del producto tradicional, por su contribución a una alimentación saludable y en definitiva, por su condición de persona generadora de bienestar a su alrededor, queremos contar con Juan para haceros llegar los productos de nuestra huerta, que pronto comenzará a dar sus frutos.

Tal vez en el disfrute de lo que uno hace se halle el auténtico elixir de la felicidad, ése que una vez encontrado se irradia a los demás inevitablemente.

¿Quieres saber cuando cosechamos nuestros productos?

Informaremos regularmente de nuestras cosechas y de los puntos de venta.

Las zonas rurales como impulsoras de salud

Pilar Gil No Comments

¡Qué suerte tienes de vivir en un pueblo! Esta afirmación, que servidora comparte y se dice a sí misma cada día, sale muchas veces de la boca de quienes no tienen esa posibilidad. Y es que la vida en un entorno rural es mucho más llevadera, más amable. En lineas generales, se dice que la calidad de vida (bienestar físico, material, social y emocional) es mucho mayor para quienes vivimos en los pueblos.

Se me ocurren varias cosas positivas de esta vida entre montes: el contacto directo con la naturaleza, respirar aire puro, poder disfrutar de un paseo en silencio, son cosas que están ahí, formando parte del día a día de los que disfrutamos del entorno rural. Y cuyos beneficios físicos y psicológicos son tan unánimemente reconocidos como incalculables.

Las zonas rurales como impulsoras de salud - Tomates Felices

Foto de pexles.com

El sentido de pertenencia a la comunidad es algo muy marcado, ­en un pueblo nos conocemos todos­, y hace que incluso en la soledad de tu casa, sepas que, si lo necesitas, tus vecinos están ahí cerquita dispuestos a ayudarte. Esto se traduce también en una mejora en la calidad de las relaciones, en un poder compartir diariamente experiencias de una forma natural y cercana. La vida se torna sencilla, eres capaz de sentir el valor de lo tradicional, de las pequeñas cosas. Todo va más despacio, a una velocidad más humana podríamos decir.  

La salud y el entorno

Más allá de la mera opinión, parece estar suficientemente probado que el medio en el que se vive determina en buena medida el modo en que vivimos. Contando con la influencia que puedan ejercer los diferentes hábitos de vida, la calidad en la alimentación, etc, hay estudios que indican que, en lineas generales, la auto-percepción de salud, el apoyo social y familiar son superiores en el medio rural y la frecuencia en las visitas a consultas médicas menor.

¿Quiere decir todo esto que las personas que vivimos en los pueblos no sufrimos en algún momento un mal día, un episodio de estrés, una tristeza inesperada? Por supuesto que no. La diferencia está en la calidad de las oportunidades para gestionar estos momentos de crisis, que en un pueblo pasan por algo tan básico como salir y practicar alguna actividad al aire libre, ir a la asociación de vecinos a pasar la tarde, mirar al cielo y ver descolgarse las estrellas...

Para las personas con enfermedad mental la vida rural puede resultar un bálsamo que atenúe los síntomas de la enfermedad. La bibliografía especializada nos recuerda que los estilos de vida están estrechamente vinculados con la génesis de la enfermedad y con la evolución de la misma. Este es el caso del modelo de vulnerabilidad, probablemente el modelo explicativo de los trastornos mentales crónicos más aceptado por los profesionales que trabajan en el campo de la rehabilitación psicosocial y la salud mental.

En este modelo se alude a la incidencia de factores sociales y físico-ecológicos en el origen y la causalidad de los trastornos mentales. Tomar conciencia de esta realidad, tiene que ver tanto con la mejor y más aguda comprensión de las problemáticas psiquiátricas, como con darse cuenta de que influye en las posibilidades de rehabilitación psicosocial de las personas que las padecen.

Partiendo de la convicción de que en el ámbito de la enfermedad mental son necesarios tratamientos integrales, más allá de la hegemonía de los tratamientos farmacológicos. Y teniendo en cuenta que la enfermedad mental brota en gran medida de la interacción de la persona enferma con su entorno, vamos a proponer el que para nosotros es el mejor entorno posible. Esta es la filosofía que nos impulsa a poner en marcha Tomates Felices, un proyecto que parte de la vida en zonas rurales como impulsoras de salud y de oportunidades de trabajo para las personas con enfermedad mental.

¿Te gustaría conocer más factores que influyen en la salud mental de las personas?

En nuestro blog hablaremos regularmente de temas como este.

Esquizofrenia enfermedad mental y genialidad - Tomates Felices

Esquizofrenia: enfermedad mental y genialidad

Pilar Gil No Comments

Esquizofrenia y genialidad

Existe una relación más o menos probada entre la capacidad creativa y el hecho de padecer esquizofrenia. Ya en la Antigua Grecia, Platón y Aristóteles habían detectado las excentricidades de algunos poetas, así como la propensión a la depresión de algunos creativos de la época.

Muchos siglos después y tras haberse realizado numerosas investigaciones con el fin de probar dicha relación, los científicos no dudan de que poseen un vínculo muy cercano. Según los expertos, las personas creativas y las personas con esquizofrenia comparten la falta de filtros para regular la información que llega al cerebro. Shelley Carson, autora de Tu cerebro creativo, lo llama “deshinibición cognitiva”, y puede ser este procesamiento desinhibido lo que permite a la gente creativa “pensar fuera de lo común”, aunque en algunos casos pueda conducir a enfermedades mentales. Biológicamente, parece que la densidad de genes receptores de dopamina (D2), causantes del pensamiento divergente -otra forma de nombrar el pensamiento creativo-, se ve reducida tanto en las personas creativas como en las que padecen esquizofrenia. Uno de los estudios más recientes y relevantes en este sentido es el publicado en junio de 2015 en la revista Nature Neuroscience . Dicho estudio analizó la información genética y médica de 86.000 islandeses y concluyó que existe una biología común para algunos trastornos mentales y para la creatividad. Las variantes genéticas que duplican el riesgo de padecer esquizofrenia se encontraron un 17% más en individuos pertenecientes al ámbito artístico. Según los autores del estudio, decenas de genes aumentan el riesgo de padecer esquizofrenia y trastorno bipolar y pueden alterar la forma de pensar. Algo que para la mayoría de las personas no es perjudicial pero que, para el 1% de la población puede desembocar en un diagnóstico de enfermedad mental, teniendo en cuenta otros factores desencadenantes incluidos en la experiencia de vida. Una cuestión de gran importancia es plantearnos en qué medida influyen los factores ambientales en el destino de las personas con esquizofrenia. Pongamos un ejemplo: la misma persona con esta patología no tiene idéntica consideración si nace en el seno de una tribu africana que si lo hace en una de las grandes urbes de nuestro tiempo. La primera podría ser considerada un chamán y gozaría de la confianza de su comunidad, ocupando un estatus más o menos elevado en el seno de la misma y con miles de años de técnicas a su alcance a las cuales recurrir. Mientras que la segunda probablemente sufra la mirada desconfiada de la sociedad y esté condenada en muchos casos al ostracismo y a la deambulación callejera.

Esquizofrenia enfermedad mental y genialidad - Tomates Felices

Genios con enfermedad mental

Son de sobra conocidas las historias de muchos artistas, ahora considerados genios, que han padecido esquizofrenia y han sabido aprovechar delirios y alucinaciones para crear obras de gran valor artístico, científico, etc. El matemático John Nash, cuya vida se esboza en la película Una mente maravillosa, o el pintor Vincent Van Gogh son ejemplos de esto. En nuestro país conocemos el caso del poeta Leopoldo María Panero, considerado uno de los grandes de la poesía española de los últimos tiempos y cuya lucidez poética nació de una mente aparentemente inconexa con la realidad. Y en Huelva tenemos el caso del Niño Miguel, considerado un genio de la guitarra, que pasó gran parte de su vida malviviendo en las calles de su ciudad, con una guitarra de tres cuerdas que hacía sonar a cambio de alguna moneda. (Niño Miguel, el genio diferente del flamenco. Público).

Falta por comprobar en cualquier caso si muchas personas con esquizofrenia, con los recursos necesarios a su alcance, podrían convertirse en chamanes de su entorno o en artistas de una gran creatividad. Por ello es necesaria la implicación de servicios públicos, entidades sociales y empresas en la creación de espacios y entornos donde las personas puedan desarrollar al máximo sus capacidades individuales. Desde Tomates Felices perseguimos esa idea. Trabajamos para crear las oportunidades necesarias a personas con enfermedad mental en un entorno rural; donde el acceso a los recursos indispensables para la mejora en la calidad de vida de estas personas es limitado.

¿Conoces más ejemplos de artistas y genios con algún trastorno mental?

En nuestro blog hablaremos regularmente de temas como este.

Crowdfunding en Goteo.org

Redes

Lista de correo

Recibe novedades y promociones.