Una mañana en la huerta

Una mañana en la huerta

Pilar Gil No Comment
Decrecimiento Desarrollo rural Inclusión Laboral Notas del proyecto Salud Mental

Durante el último mes y medio, aprovechando la condiciones óptimas que nos ofrece esta primavera, después de las intensas lluvias, hemos invitado a diferentes grupos a conocer nuestra huerta y nuestro proyecto.

Nos han visitado las personas ususarias del centro del Múrtiga (Galaroza) de la Asociación Paz y Bien; también lo han hecho, durante tres días consecutivos, las niñas y niños del Colegio Público de Arroyomolinos de León. Y, finalmente, hemos contado con la compañía de las personas del Club Social de FEAFES Huelva Salud Mental.
Con ellas se han sembrado patatas, cebollas y tomates, se han amarrado lechugas y se han realizado distintas actividades y talleres relacionados con la agroecología: siembra de criaderos, intercambio de semillas o el taller de microhuerto, en el que las personas participantes se llevan una planta de lechuga o una tomatera sembrada en una botella que, con un sistema de autorriego, permite que la planta pueda crecer y desarrollarse en sus propias casas.

Cada vez estamos más convencidos de los beneficios que aporta la actividad al aire libre, lo observamos cada día en las personas que de una forma u otra, formamos parte del proyecto y estamos en contacto directo con la tierra y las plantas. Y también lo apreciamos en la gente que nos visita, en cómo se involucran con las actividades y cómo éstas propician la deshinibición y fomentan la comunicación, produciéndose una evolución personal visible en una sola mañana. ¡Es sorprendente!

Para los más pequeños, su visita a Tomates Felices supone una oportunidad de aprendizaje fuera de la escuela. Durante la mañana se les ofrece un acercamiento a esos saberes tradicionales que tanto tienen que ver con su entorno y que poco a poco se van haciendo invisibles. Al mismo tiempo, reflexionamos sobre la alimentación saludable.

Para nosotros, estas visitas suponen una pequeña prueba a nivel organizativo y nos ofrecen la posibilidad de engrasar el engranaje grupal durante unas horas, y de vivir la parte identitaria del proyecto, que también emociona. La convivencia siempre es un aprendizaje y compartir nuestro trabajo nos deja una sensación de plenitud y de bienestar que vivimos como un regalo.

Gracias a todas las personas que nos visitáis, gracias a las que día a día nos apoyan, a las que estáis desde el principio, a las que os vais sumando. Gracias al campo por darnos sus frutos. Gracias. Seguimos sembrando y recogiendo.

Leave a Reply

Crowdfunding en Goteo.org